Trabajo manual

Todos los miles Christi tambi├ęn nos ejercitamos en el trabajo manual, para imitar m├ís a Jesucristo pobre, abnegado y humilde de coraz├│n.

Construcciones, tareas de campo, uso de maquinarias y herramientas, son medios que nos ayudan a cultivar la laboriosidad, virtud humana que madura y templa el car├ícter, y nos hace abnegados y esforzados para toda empresa, principalmente la m├ís dif├şcil, que es la espiritual.

Buscamos abordar los trabajos “comenzando la obra resueltamente, atac├índola de frente, llev├índola con vigor, sin vacilaci├│n ni distracci├│n” (Const. 13).